Home

Tianguis Cultural Del Chopo

Lo que al principio fue un experimento en busca de posibilidades para ayudar a la difusión del rock, alejándose de las trampas del mercantilismo, devino en lo que ahora es una sólida galería multidisciplinaria conocida a nivel mundial como Tianguis del Chopo.
 
En octubre de 1980 un grupo de jóvenes entusiastas, encabezados, entre otros, por Jorge Pantoja, pidieron a las autoridades del Museo Universitario del Chopo – de ahí tomo su nombre el tianguis – les permitiera salir a la calle con el proyecto de intercambios, iniciado en el interior de ese recinto. Ya instalados a las afueras de la guarida del dinosaurio, los chavos fueron sorprendidos por el buen éxito del incipiente mercado callejero ondero.
Su prestigio primigenio consistió en una propuesta de compra-venta donde imperaba principalmente el trueque de artículos tales como discos, posters, libros, ropa y todo lo relacionado con la cultura juvenil de los sesenta-setenta.
Por supuesto, una oferta tan novedosa, tan aglutinadora de diversas tendencias juveniles de diferentes niveles socio-económicos-culturales, tuvo detractores: era extraño ver a tanto greñudo rocanrolero deambular escuchando por horas, música extraña y estridente; así que los vecinos protestaron y el naciente tianguis se convirtió itinerante por toda la ciudad de México: consiguió fugaz alojamiento en la colonia San Rafael; en la Alameda de Santa Maria la Ribera; en C. U.; finalmente llego a las calles de Oyamel y Mimosas, donde después de triste estadía salio disparado hacia el rumbo de la colonia Guerrero, exactamente en Aldama, entre Sol y Luna. Allí encontraron la tierra prometida: lleva instalado más de 10 años en ese lugar.
Convertido ya en el Tianguis Cultural del Chopo (el chopo, pa´ los cuates) en un escaparate de la contracultura, lo subterráneo, lo kitsch y hasta de un culteranismo rocanrolero muy ad hoc, ha formalizado su estructura organizativa. 
Actualmente el tianguis ondero cuenta con espacios dedicados a la exposición de pintura, fotografía y uno muy importante donde se presentan grupos de rock tanto consagrados como noveles.
Solo basta agregar que el horario del tianguis es sábados de 10 de la mañana a 4 de la tarde. En esas seis horas el lugar es invadido. aparte de la banda, por escritores, músicos, actores, periodistas, poetas y fotógrafos.